Categorías
Economía Doméstica

La rentabilidad de la energía fotovoltaica en el consumo eléctrico del hogar

Las placas solares se hallan en pleno progreso y los avances que se presentan cada vez son más conocidos en el mercado, en lo que se refiere al empleo de una energía poco a poco más mentalizada con el medioambiente y más responsable con el ecosistema. En este sentido, las compañías procuran medidas que cada vez contaminen menos y, al mismo tiempo, ahorren las facturas mensuales de las familias.
¿Y de qué manera se ha conseguido hasta el instante? Con el autoconsumo. Generan una energía limpia y mediante la radiación solar, lo que deja conseguir consumo aun en días de lluvia o bien mal tiempo, en tanto que no depende de la luz, sino más bien de su emisión. Estudios universitarios efectuados en Suecia concluyen con que el ochenta por ciento de las necesidades caloríficas que precisan todos y cada uno de los instrumentos eléctricos del hogar se pueden lograr a través de las placas solares.


¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?


Se trata de un sistema de obtención de energía a través de placas solares, que recogen la radiación del Sol para convertirlo en consumo propio. Las instalaciones se efectúan en espacios apartados y exteriores, conectadas a la red de distribución eléctrica. De tal forma que el setenta por ciento de su servicio procede de las fuentes renovables de energía, al paso que el treinta por ciento de su producción se refiere a la electricidad usual. Este sistema hace que el usuario ahorre hasta un sesenta por ciento en la factura de la luz mensual y dependa menos de las compañías de luz.


La dependencia energética puede aun que el usuario se desprenda por completo de la red eléctrica usual. Sin embargo, en el caso de probar los paneles y no quedar satisfechos con el resultado, el cliente del servicio puede regresar al sistema usual o bien mudar de tarifa para consumir menos sin efectuar importantes cambios, pues los dos servicios van aparte.

El autoconsumo es capaz de conjuntarse con la aerotermia, otro género de sistema que climatiza la energía a través del aire y que puede rentabilizar hasta el setenta y cinco por ciento de su recurso. Marcha con bombas de calor que se conectan a los paneles solares, de tal forma que logran un consumo eficaz y que se puede guardar para el futuro. Su servicio dispone de agua caliente, calefacción y luz a prácticamente costo cero.
Pero… ¿sale rentable instalar un sistema de energía fotovoltaica en el hogar?


Si bien el costo de las placas solares se ha ido poquito a poco abaratando, la verdad es que a veces nos cuestionamos si es cierto todo cuanto leemos. Tenemos que avanzar que si, sale rentable una instalación fotovoltaica en el hogar. Si lo examinamos como un producto financiero resulta una inversión con una tasa de retorno del dinero muy elevada.


El periodo de amortización es la clave para reconocer si las placas solares son eficaces o bien no. Y para conocerlo se debe efectuar un fácil cálculo que deja valorar al usuario el número de años precisos para regresar a su punto de equilibrio monetario.


Es esencial examinar este valor pues es el que deja determinar qué presupuesto de todos y cada uno de los que se baraja encima de la mesa en el momento de decidirse por una instalación o bien otra en términos financieros. Para calcular este costo, es preciso conocer el costo final y las ventajas económicos que maximicen mejor el ROI efectuada. Es preciso tener en cuenta:


– Costo bárbaro de la instalación: o sea, lo que cuesta en neto todos y cada uno de los equipos y materiales elegidos para el montaje de las placas solares.


– Importe de incentivos y subvenciones, que pueden generar hasta un treinta por ciento del costo total de la instalación. Esto es, desgravaciones fiscales y las subvenciones a fondo perdido.