Categorías
Blog Plantas y Árboles

La Palmera

Las palmas o como mejor se conocen, palmeras, son unas plantas de grandes hojas que van desde la corona hasta el final del tallo. Poseen un tronco recto y son plantas leñosas muy comunes de los países tropicales. Aunque se dan mucho en regiones templadas, principalmente aparecen en regiones cálidas.

Partes que conforman una palmera

            La palmeta tiene muchísimas variedades que pueden llegar hasta 2000 especies distintas. Sin embargo, en general todas tienen la misma conformación:

  • Raíces: Las raíces de las palmeras nacen directamente de la base del tronco, y suelen ser muy delgadas y largas. Suelen alcanzar extenso diámetro en la profundidad de la tierra (casi hasta los dos metros).

Aunque no es ideal que soporte grandes vientos, por lo general no tiene problemas en ventiscas o tormentas. Está suficientemente anclada en la tierra como para que sea imposible de mover.

  • Tronco: El tronco de una palmera no es como la de los demás árboles, pues no engorda ni va adquiriendo anillos con el tiempo, por lo que no se puede precisar la edad de estas plantas.
  • Corona y hojas: Equivalente a las copas de los árboles, la corona se conforma por hojas, yema apical y flores. Las hojas de las palmeras suelen tener un color verde brillante.
  • Flores y frutos: Las flores de las palmeras pueden ser de sexo masculino, femenino e incluso hermafroditas. Son pequeñas y de color claro, como blanco o crema.

Los frutos, por su parte, suelen ser cocos o dátiles, pero hay que saber muy bien cuáles son comestibles, pues algunos pueden ser tóxicos para las personas.

Tipos de palmera

Palmera cera roja

            Esta palmera es llamada así por el color del tronco que es de un rojo intenso. Es nativa de Asia, específicamente de Malasia. Crece lentamente y se requiere de humedad para que sus raíces y hojas crezcan.

            La temperatura en la que debe estar nunca debe estar en menos de 40 grados. Libremente puede alcanzar hasta 15 metro.

Palmera triangular

            Debe su nombre ya que sus hojas parecen formar una especie de triángulo en las puntas de las pencas de la copa. Puede alcanzar una altura de 15 metros, y es de las favoritas de tener en el jardín por su aspecto elegante y distinguido.

            Es una palmeta que necesita sol y agua, aunque es posible que sobreviva a algunos períodos secos. Posee frutos que son comestibles, pero no comerciales como el coco.

Palmera de dátiles

            Originaria de África, es una palmera que puede alcanzar hasta los 22 metros de altura. Deben estar en climas cálidos, por lo que necesitan estar siempre al contacto de sol y calor.

 Lo negativo de esta especie es que sus frutos atraen diferentes insectos y animales que son perjudiciales para los jardines. Sin embargo, los dátiles que da son deliciosos y muy cotizados.

Palmera de abanico chino

            Originaria de Asia, puede alcanzar unos 15 metros de altura, mientras que sus hojas son tan grandes que pueden llevar a medir hasta 3 metros. Es ideal que lleve luz solar aunque de manera indirecta.

            Debe mantenerse bajo temperaturas estables, y hay que limpiar sus hojas con frecuencia para que no le caigan plagas de insectos, hongos o bacterias.

Palmera de coco

            Quizá la palmera más conocida, es una planta que da cocos y que se mantiene muy bien en países tropicales. Puede crecer en diferentes tipos de terreno a los que les llegue buen sol, con una tierra muy similar a la arena. Es común que estas sean las palmeras que se vean en las playas del trópico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *