Categorías
Blog Fertilizantes

Fosfato

El fosfato, en química, es una sal que proviene del ácido fosfórico. Se conoce comúnmente como fósforo y es un componente que funciona muy bien dentro de los fertilizantes en agricultura.

Tipos de fosfato o fósforo en fertilizantes

            En la actualidad, hay muchos tipos de fosfato que son comercializables por su función fertilizante en los suelos. Veamos cuáles son los más demandados por el sector agrícola.

Fosfato
Fosfato

Fosfato monopotásico

            De fórmula KH2PO4, es una sal soluble. Es de los fertilizantes sólidos con mayor concentración pura, por lo que es perfecto para largas hectáreas de cultivo. Su salinidad es de 8, lo cual es bastante bajo.

Ácido fosfórico

            Con fórmula H3PO4, 61% P2O5, se usa en concentraciones del 55 al 75% en agua. Debe almacenarse en lugar y recipiente diferente a otras soluciones y materiales, porque es muy agresivo y puede perjudicar los nutrientes de otras sustancias. En textura, es una solución espesa.

Fosfato monoamónico

            De fórmula NH4H2PO4, es común usarla en el riego. Es usado como un fertilizante en estado puro, o incluso para fabricar otro tipo de sustancias. El fosfato monoamónico soluble aporta muchísimo fósforo en el crecimiento de plantas. En la irrigación, este puede brindar grandes cantidades de nitrógeno y fósforo, especialmente en tierra simple.

Fosfato dipotásico

            Su fórmula es K2HPO4. Es una solución soluble que aporta muchos beneficios en la alimentación foliar de las plantas.

Polifosfatos

            Este tipo de fosfato se consigue en la unión del ácido fosfórico y el amoníaco. No es una solución tan espesa, y ofrece altos niveles de nutrientes. Dura mucho tiempo almacenada y es libre de cristales, además de ser estable a diversas temperaturas.

Fosfitos

Esta es una concentración de ácido fosforoso que contiene sal y concentraciones de fósforo, teniendo mayores niveles que otros fertilizantes fosfatados. En dosis correctas, hace mucho bien en los cultivos.


Es suelo más fértil gracias al fósforo

            Los fertilizantes como el fosfato pueden ayudar a que la tierra sea fértil siempre y cuando esta pueda tolerar las dosis adecuadas. Es decir, serviría como una especie de abono que mantiene fértil la tierra.

            Este tipo de fertilizantes debe usarse principalmente cuando la tierra es muy arcillosa. Le aporta la suficiente salinidad a la tierra, pero debe ser supervisada para que no dañe las raíces.

            Si se presenta un suelo con una gran concentración de fósforo, el mantenimiento debe reducirse. En definitiva, gracias al fósforo es que muchos suelos pueden obtener los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas que se cultiven.

Beneficios y ventajas de usar fosfato

            Este es un elemento esencial para que las plantas puedan crecer y mantenerse sanas durante mucho tiempo. Este debe ser mezclado con agua para que la planta absorba bien el nutriente.

            Entre los beneficios que aporta el fosfato tenemos:

  • Es muy posible que cuando una planta o árbol tiene ramas enfermas y no florece adecuadamente, es porque tenga deficiencia de fósforo.
  • Además del nitrógeno y el potasio, el fósforo es otro de los nutrientes que ayuda a crecer a una planta. Es de los más importantes elementos para diferentes procesos como la fotosíntesis, la transmisión de energía y de nutrientes.
  • Ayuda al crecimiento celular de las plantas, por lo que es probable que las plantas maduren y florezcan adecuadamente.
  • Junto al hidrógeno y al oxígeno (que es cuando se mezcla con el agua), se forma una solución que las raíces pueden absorber.
  • Aunque el fósforo es una materia orgánica e inorgánica viva que puede conseguirse en el suelo (en mayor o menor porcentaje), puede conseguirse en tiendas especializadas en agricultura y jardinería.