Categorías
Blog Técnica y Campo

Cultivo Hidropónico

El cultivo hidropónico se ha vuelto cada vez más popular entre agricultores ecológicos alrededor del mundo. Es un método en el que se pueden producir los alimentos de forma totalmente natural. Aquí te explicaremos en qué consiste.

El cultivo hidropónico

            Básicamente, el cultivo hidropónico no necesita tierra, por lo que desplaza un poco el cultivo tradicional de arado y tierra, además de no necesitar e uso de pesticidas o químicos parecidos.

            Es decir que un huerto o cultivo hidropónico funcionará en suspensión, es decir, con las raíces hacia arriba. Las plantas se soportarán de diversas formas, y pueden utilizarse sustratos diferentes desde la raíz, la grava y la espuma.

            Por supuesto, cualquier tipo de cultivo necesita agua, por lo que es importante siempre el riego constante dependiendo de lo que se esté cultivando. Un huerto hidropónico es una manera sustentable de cultivar y a pesar de que antiguas civilizaciones lo hacían, es bastante moderno.

Tipos

            Existen tipos de cultivos hidropónicos dependiendo del nivel de tecnología que utilicen:

  • De alta tecnología: Estos suelen ser invernaderos de sistemas automatizados y de última generación que controlan cada uno de los aspectos, desde el clima hasta los sustratos.
  • De media a baja tecnología: Estos suelen ser menos automatizados y se usan materiales de bajo costo o incluso reciclados. Por lo general estos también son los cultivos hidropónicos caseros o de comunidades de bajos recursos.

¿Cómo hacer y mantener un cultivo hidropónico en casa?

            Primero que nada, es importante contar con todos los implementos necesarios para crear el cultivo hidropónico. Estos serían un par de recipientes plásticos medianos, un sistema de ventilación que puede ser una bomba de pecera, el sustrato que sustituirá a la tierra y unas plantas o semillas que pueden adquirirse en cualquier tienda de horticultura.

Paso 1

            El primer paso es tener los recipientes plásticos listos. Debe cortarse ya sea de forma horizontal o vertical dependiendo de cuántas plantas esperas cultivar. Estos recipientes se llenarán con el sustrato que hayas escogido que debe ser humedecido previamente con agua.

Paso 2

            Una vez colocado el sustrato, debes abrir unos pequeños huecos en donde colocarás las plantas o semillas de preferencia. Una vez que se hayan introducido en los orificios, se coloca más sustrato por encima, sin presionar muy fuerte.

Paso 3

            Hay que mantener el sustrato siempre humedecido, con buena ventilación y con suficiente luz solar. Hay ciertas especies de plantas que se dan muy bien mediante el cultivo hidropónico, por ejemplo el cilantro y el perejil.

            Hay dos cosas que es importante tener en cuenta. Primero, el sustrato que reemplazará la tierra en el cultivo debe ser de calidad y suficiente para que sostenga las raíces de las plantas. Su función, además de ser mediador para que las plantas se den, es la de proteger de la luz y dar oxigenación a las mismas.          

            Segundo, el agua aportará a las plantas todos los nutrientes necesarios para que crezcan de forma sana. Estos nutrientes van desde calcio, fósforo, zinc, nitrógeno y oxígeno.

Beneficios de un cultivo hidropónico

  • Las plantas estarán siempre húmedas sin importar el clima externo, ya que el sistema mantiene las raíces.
  • No hay excesivo gasto de agua, ya que el agua que se utiliza puede reutilizarse. Tampoco hay necesidad de usar fertilizantes.
  • No hay problemas con excesos de irrigación, y de hecho puede asegurarse que se da de forma constante.
  • No habrás problemas con enfermedades propias del suelo que puedan dañar las plantas.
  • Se puede hacer en lugares pequeños, por lo que es ideal para casas u hogares con poco espacio.
  • Se producen plantas 100% naturales y orgánicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *